Psicología Pomares
Psicología Pomares
Psicología Pomares
Psicología Pomares

¿Cómo vencer a tu cabeza

Puede que tengas unas piernas rápidas, un corazón de acero o una alimentación perfecta, pero si tu mente no está por la

Ya lo decía Jordan...

Semana dura para los golfistas Carlos del Moral, Eduardo de la Riva, Adrián Otaegui y Nacho Elvira, que pierden la

Motivación en la Ryder

En unos días comenzará una de las competiciones más ansiadas por golfistas y aficionados. LaRyder Cup es probablemente

Andalucía Golf TV

La psicóloga especializada en deporte Rocío Pomares nos introduce en el ámbito de la psicología deportiva, aplicada al

Puede que tengas unas piernas rápidas, un corazón de acero o una alimentación perfecta, pero si tu mente no está por la labor, la misión de salir a correr se antoja imposible.

"En ocasiones, nos enfrentamos a una  lucha  interna  entre  lo  que  queremos  conseguir  y  lo  que  nos  apetece, haciendo que salir a correr pase de ser una pasión a una obligación", explica Rocío Pomares, psicóloga deportiva.

Nuestro  cerebro  recibe  millones  de  inputs en  sus  neuronas,  creando  miles  de pensamientos diarios que influyen en nuestras emociones y, por tanto, en nuestra actitud.

Para bien… y para mal. Pomares explica que el secreto del éxito radica en saber gestionar esos pensamientos porque “el cerebro también se entrena”.

¿Cómo? La psicóloga recomienda crear "hábitos de pensamiento útiles, que nos ayuden a alcanzar las metas que nos proponemos". Y para lograrlo propone cinco tareas previas a calzarnos las zapatillas:

1.- Encuentra tu propósito: Todo entrenamiento sin un motivo carece de sentido. Los seres humanos nos movemos  por la motivación, es como la energía que necesita el cuerpo para coger impulso.

Puede que lo que te motivó a salir a correr la primera vez no  sea  lo  misma  que  ahora. Prueba a poner por escrito cuáles son esos motivos que dan sentido a salir a correr y qué te apasionan de este deporte.

Te ayudará a enfocarte en lo positivo. Además, conocer y encontrar tu propósito te ayudará a sacar tu máximo potencial y encontrarás en ti una energía que, probablemente, aún no sabes que existe.

2.- Elige cómo pensar: Los psicólogos siempre hablamos de una triada básica y muy sencilla  por  la  que  se  rige  nuestro  comportamiento.  En función de  lo  que pienses, crearás unas sensaciones y éstas  influirán en tu  actitud.

Si enfocas tu atención en la parte menos agradable de ir a correr, lo verbalizas y te lo repites una y otra vez, lo normal es que te sientas desmotivado y acabes en el sofá.

Por el contrario, si nos centramos en lo que nos gusta de salir a correr, en la satisfacción que vamos a sentir cuando volvamos y nos repetimos palabras de ánimo,  nos resultará mucho más sencillo salir de a entrenar.

A nivel cerebral no es compatible tener ambas conversaciones a la vez así que… ¡La elección la haces tú!

3.- Usa tu imaginación: El cerebro no distingue bien entre lo real y lo imaginado. Somos capaces de recrear sensaciones de forma viva y que nuestra mente las sienta  como  reales.  Trata  de  revivir  momentos  de  disfrute  mientras  practicabas  elrunning. Imagina esas sensaciones y ayúdate de ellas para salir a correr.

De igual modo, mientras corres es bueno que, para mantener la concentración te diviertas imaginando. Por ejemplo, cuando te sientas cansado y estés pensando en parar, imagina que alguien va empujándote por la espalda y que correr es más fácil gracias a su impulso. También puedes imaginar que, al correr, te alejas de los problemas, los vas dejando cada vez más....

4.- Busca compañía: El running es cada vez más popular. Seguro que tienes algún amigo que sale a correr. En caso que no lo tengas, busca a través de redes sociales, es muy fácil unirse a un grupo de corredores en tu ciudad.

Ir acompañado además de crearte un compromiso que hace difícil ponerte excusas, es una excelente forma de pasarlo bien y hacer amigos”.

5.- No pain, no gain: En el deporte como en la vida, el que no se sufre no gana. Correr es un deporte sacrificado, en el que compites contigo mismo.

Por eso, enseña  valores  como el  esfuerzo,  la  superación,  la  disciplina,  el  compromiso,  el autocontrol… Valores fundamentales  para la  vida.  Cada zancada es  un  paso  más  hacia  tu  éxito  personal.

No  sólo  mejorarás  tu autoestima y crearás un hábito de vida saludable, sino que te ayudará a crecer y mejorar como persona.